Redimensionar texto

-A A +A

“Yo vivo a cuarenta minutos del centro”

Entrevista con Damián Leites, cantautor del territorio de nuestro Municipio.

Guitarra en mano, Damián comienza a tocar los primeros acordes de “Periferia”, canción que da nombre a su primer disco. “Yo vivo a cuarenta minutos del centro/ y despierta violento cuando se nos duerme el sol ” evocan los primeros versos del tema.
Con 27 años, este joven artista local de Puntas de Manga acaba de lanzar su primer material discográfico, el cual le llevó más de cuatro años de trabajo. Si bien sus canciones están ligadas a su barrio, podemos identificar en ellas el sentir montevideano: “mi barrio de ropa colgada/ la cumbia hasta el mango”.
Dialogamos con él y nos contó acerca de sus inicios, su carrera como músico y docente y cómo es ser artista en nuestro país.
La entrevista completa la podrás leer en el boletín “Desde el D” que saldrá en marzo y lo encontrarás en diferentes comercios e instituciones de la zona.

¿Cómo fueron tus primeros pasos en la música?

Empecé estudiando guitarra en el barrio con un profesor de la zona y después formé parte de un dúo folclórico. Al principio acompañando a diferentes cantantes más volcado a la guitarra que al canto. Así fui incursionando en el género y aprendiendo más de ese rubro.

¿Cuáles son tus gustos e influencias musicales?

Tengo la influencia del folclore de Larbanois- Carrero. Son dos íconos, son el mejor dúo nacional y es como un resumen de dúos anteriores como Los Zucará o Los Olimareños. Ellos sintetizaron lo anterior y han logrado estar un escalón por encima.  De repente no tienen esa magia que tenían Los Olimareños, que fueron los primeros, pero tienen un nivel musical y poético que los hace estar por encima.

¿Qué peso tiene tu barrio, Puntas de Manga, en tus composiciones?

En realidad tiene todo. Las canciones y los textos, por más que no nombran nada en particular del barrio o nombran “cositas”, éstas pueden ser similares a otros barrios pero en realidad todo tiene que ver con los lugares que yo conozco. Allí aprendí música, pasé toda mi infancia y de ahí surgen mis canciones.

¿Qué ritmos predominan en tus canciones?

Tienen raíz folclórica, pero la raíz nada mas, los textos no. Básicamente los ritmos y algunos arreglos de guitarra porque yo comencé a aprender folclore del más tradicional. Y también candombe, mucho candombe, que es lo que más me gusta.

¿Cómo te sentís tocando en los eventos del Municipio D?

Bien, vengo tocando desde antes de que sea Municipio y  uno siempre intenta apoyar. Al principio me convocaba Esquinas de la Cultura para tocar también en otros barrios. El apoyo de la Intendencia, en general, es importante, dándole lugar a artistas nuevos. El Municipio en sí nos tiene siempre en cuenta para sus eventos y eso está bueno porque te ponen cierta infraestructura que permite dar un espectáculo prolijo. En los barrios a veces se da que se arman eventos con la mejor intención y se invitan a muchos músicos, pero de repente no se tiene en cuenta los materiales que se necesitan de sonido y eso lleva a que los espectáculos no rindan. Sin embargo, cuando viene el apoyo de la Intendencia esa siempre es una segura porque sabés que vas a tener un buen sonido. Eso es importantísimo.

¿Cómo es tu relación con el Club de Niños Acuarela?

Es un club de niños con convenio con INAU, que es en la calle Tentiente Galeano (en Piedras blancas) . Hay diferentes actividades como cocina o recreación. Otra de las actividades es música, donde tenemos una “cuerdita” de tambores con la que concursamos y a su vez cantamos canciones de canto popular. Yo trabajo ahí, una de mis actividades laborales es como tallerista de música. En realidad mi actividad  principal es como docente, no tanto la parte de espectáculos. Ahí tenemos con los chiquilines actividades zonales donde nos invitan y cantamos, tocamos y nos vamos armando. Todavía no somos un coro, espero en algún momento poder llegar a eso, pero por ahora somos un grupo.

¿Cuál fue el momento en que decidiste sacar el disco y cómo fue el proceso de composición?

El proceso de creación fue largo, de cuatro años. En realidad se fue dando sobre la marcha, no era que teníamos toda la idea y después lo llevamos a estudio sino que fuimos grabando lo que teníamos. Algunas cosas que en un principio estaban pensadas se descartaron. En cuatro años uno va cambiando los gustos, las ganas y la estética de lo que quiere hacer. Fuimos paso a paso. A fines de 2011 fue cuando dije que ya había pasado mucho tiempo. Metimos un poquito más y logramos como cuatro canciones de una y ahí cerramos. Es un disco corto, tiene nueve canciones. Uno piensa que a partir de doce temas suele ser lo estándar pero decidimos no rellenar, que el trabajo tenga un hilo conductor y que no sean cosas sueltas, que tenga una unidad.

¿Dónde se puede conseguir?

Conmigo, es particular ya que lo sacamos con un sello pero no  lo distribuye. También se puede comprar en la radio comunitaria FM del Carmen.

¿Se puede vivir de la música en Uruguay?

Sí, en realidad se puede, yo vivo de la música. Para vivir de los espectáculos tenés que tener ciertas características en tu personalidad, tenés que tener cierta promoción, te tiene que gustar andar rodando por ahí, andar por todos lados. En realidad no es mi objetivo, yo con la docencia mas o menos la voy llevando. Somos muchos los que vivimos de la música, que no somos conocidos ni nada. Es un oficio más,  un oficio como cualquiera.


Podés conseguir el disco en FM del Carmen ubicada en Belloni 6108, en el barrio Puntas de Manga. El contacto de la radio es Eduardo Briganti: celular 094 210 593.

AddToAny

Compartir